Cada batalla es un paso

Hoy 7 de septiembre hace 4 años de que Fabián Tomasi regresó a la tierra. Y es un año más de aviso para todxs de que a veces el grito no es bastante, pero que acompaña, que aunque las luchas son contra gigantes, y que parece que no vamos a ningún lado, igual así sabemos que luchar sirve.

Los agrotóxicos son una de las principales causas de padecimiento de enfermedades letales, oncológicas y crónicas en la región litoral, es la causa por la que Tomasi fue lentamente asesinado por los responsables intelectuales del agronegocio. Son estos mismos los que siguen aplicando este mismo modelo en el agro y que sumado a esto ocupan lugares gubernamentales, por lo que tienen el control casi al 100% de seguir cometiendo atrocidades. Lo que hace la diferencia es la lucha social, la que encaramos desde múltiples espacios y en todos los territorios, y que en mínimos, pero no poco logramos subir peldaños. Este es un mensaje de recuerdo y de aliento para no abandonar, no dejar, no derrotar la guerra contra el extractivismo y el capitalismo, que son lo mismo.